BLOG

Cómo enseñarle a tu perro a no morder sin tener que castigarlo

“¿Cómo hacer que mi perro no muerda?” Ésta es una de las preguntas que más se hacen los dueños de perros y una de las que más reciben los entrenadores. La buena noticia es que puedes enseñarle a tu perro a no morder sin usar castigos. A continuación cinco consejos para lograrlo:

 

 

1. Establece límites para su mordida

Antes de enseñarle a tu perro a no morder debes saber que los perros tienen el instinto natural de morder. Todos los cachorros juegan a morder cuando están con sus madres y hermanos.

 

De acuerdo con el experto en entrenamiento de perros Zac George, durante las primeras ocho semanas de vida, la madre y hermanos cumplen con la labor de enseñarle a tu perro a no morder al punto de hacer daño. Esto se llama ‘inhibición de la mordida’.

 

Si tu perro fue separado de ellos antes de la octava semana, tendrás que hacer un trabajo extra para enseñarle a tu perro a no morder. Intenta lo siguiente:

 

  1. Siéntate con él y pon un dedo dentro de su boca.
  2. Si te muerde, déjale saber que te duele quejándote o diciendo “no”. Debes decirlo en un tono lo suficientemente alto para que entienda, pero lo suficientemente calmado para no asustarlo.
  3. Relaja tu mano en su boca y no la saques a la fuerza.
  4. Cuando el mordisco ceda, dile “buen perro” o algo cariñoso.
  5. Si insiste en morderte duro ignóralo, vete o deja de jugar con él. Si no te muerde, acarícialo, dile palabras cariñosas y sigue jugando con él.

 

Practícalo cuantas veces sea necesario para que entienda los límites y aprenda a controlar su mordida. Debes desarrollar con él la confianza de poder meter tu mano en su boca, pues la necesitarás para poder cuidar su salud oral, entre otras cosas.

 

 

2. Identifica por qué muerde

  • Puede estar aburrido: La principal razón por la que un perro muerde es para buscar atención y juego. Lo notarás si mueve su cola y está alegre. En este caso, la solución puede ser jugar con él, darle un paseo o practicar entrenamientos.

 

Si se la pasa mordiendo cosas, probablemente está aburrido por no tener con qué o con quién jugar, o por no tener nuevas experiencias o retos.

 

  • Puede estar sintiendo dolor: Si se muestra reactivo al tacto es posible que esté sintiendo dolor o incomodidad física. Lo sabrás si se ve decaído y esto sucede por varios días. En este caso, deberás llevarlo al veterinario.

 

Cuando aún es cachorro es normal que muerda cosas para aliviar el dolor de sus dientes mientras salen de las encías.

 

Puede estar asustado o no querer interactuar: Algunas veces, los perros muerden porque no quieren interactuar o no tienen confianza con alguien para dejarse tocar. Si está asustado, sus orejas se irán hacia atrás y su cuerpo estará rígido.

 

Si frecuentemente malinterpreta las intenciones de alguien y reacciona a la defensiva, pídele a las personas nuevas que le den tiempo para adquirir confianza. También puedes sugerirles que le ofrezcan una recompensa, como un juguete que lo pone de buen humor. Tu misión es hacer que se sienta tranquilo.

 

  • Puede tener problemas de agresividad: No hay una forma exacta de identificar si un perro tiene problemas de agresividad. Cada caso debe tratarse por separado, evaluando el contexto, la genética y experiencias pasadas.

 

Si suele gruñir, morder, atacar sin motivo aparente y enseñar los dientes a otras personas o perros, busca a un especialista que encuentre las razones detrás de esto. Nunca recurras a métodos de castigo como collares de estrangulamiento porque pueden empeorar el problema.

 

 

3. Usa recompensas para enseñarle a tu perro a no morder

Para enseñarle a tu perro a no morder, anticípate a su instinto con una recompensa o distracción. Déjale saber que hay una recompensa esperándolo, y dásela sólo si no muerde o si sigue una instrucción como quedarse quieto.

 

Entrénalo en obedecer la instrucción de soltar un objeto y recompénsalo sólo si la sigue. La recompensa puede ser devolverle el objeto y seguir jugando. Así estableces una dinámica de juego bajo tus reglas. A esto se le llama entrenamiento con refuerzo positivo.

 

No esperes a que la mordida suceda para corregir ese comportamiento. Como explica Zac George, “la mejor forma de enfrentar comportamientos indeseados es hacerlo antes de ocurran, y en eso te volverás un experto a medida que vayas conociendo a tu perro”. Rápidamente aprenderás a predecir sus comportamientos.

 

 

4. Ten a mano juguetes u objetos que tu perro sí pueda morder

Tu perro siempre tendrá el instinto de morder ocasionalmente. La clave para enseñarle a tu perro a no morder ciertas cosas es enseñarle que hay otras que puede morder. Por ejemplo, peluches o juguetes.

 

Si está mordiendo algo que no debería, enfoca su atención en el objeto de reemplazo. Cuando se aburra de morderlo, quítaselo, escóndelo y vuelve a mostrárselo sólo cuando lo necesites. Así mantendrás su interés en él.

 

En 2004, una encuesta realizada a 364 dueños de perros en el Reino Unido demostró que la obediencia a la instrucción de dejar de morder o masticar objetos es mayor en aquellos perros que reciben un objeto alternativo para masticar, en comparación con aquellos perros que no reciben una alternativa.

 

 

5. Mantén a tu perro entretenido

Como explicamos anteriormente, si tu perro está mordiendo o masticando objetos, o mordiéndote, probablemente está aburrido o buscando juego porque no tiene suficiente atención o distracciones.

 

Una solución inmediata es jugar con él o llevarlo a pasear. Pero más allá de eso, revisa lo siguiente:

 

  • ¿Estás sacándolo a pasear a menudo?
  • ¿Lo estás entrenando?
  • ¿Constantemente le ofreces nuevos desafíos y juegos?
  • ¿Tiene suficientes objetos aptos para morder?
  • ¿Estás interactuando con él lo suficiente?

 

Aprendiendo a conocer a tu perro y siguiendo estos consejos con paciencia y práctica podrás enseñarle a tu perro a no morder. Visita nuestros otros artículos para tener un perro obediente, seguro y feliz.

Bibliografía

Hiby EF, Rooney NJ, Bradshaw JWS. Dog training methods: their use, effectiveness and interaction with behaviour and welfare [Internet]. Bristol, Inglaterra: Anthrozoology Institute, Department of Clinical Veterinary Science, University of Bristol; 2004 [consultado]. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/261106650_Dog_training_methods_Their_use_effectiveness_and_interaction_with_behaviour_and_welfare

 

George, Z. Zac George’s Dog Training Revolution. Nueva York: Teen Speed Press; 2016.

COMPARTIR

Deja un comentario